Lentigos – Nevos – Cáncer de Piel

¿Qué es un lunar o nevo?- ¿Puede ser un cáncer de la piel?

Los lunares se pueden clasificar en lesiones pigmentadas benignas y lesiones pigmentadas malignas. De este último grupo destaca el más importante y más agresivo de la piel: el melanoma maligno, que se puede originar sobre un lunar preexistente. Dentro de las lesiones benignas pigmentadas están, entre otros, los nevos intradérmicos, nevos compuestos y nevos de unión.

Por ello se debe acudir al médico cuando exista un lunar muy oscuro, casi negro, que tenga bordes irregulares, que a veces puede estar ulcerado y sobre todo que cambie de color.

Cuando un lunar o nevo está cambiando avisa. Y esto se puede lograr a través de una inspección llamada ABCD. 

- A de Asimetría: Es cuando un lunar si se divide en dos partes, una de ellas no es igual a la otra.

- B de Borde: La terminación del lunar es de forma irregular, presentando a veces escotaduras.

- C de Color: Cuando el color característico del lunar (café o negro) se intensifica o empieza a cambiar y presentarse áreas azuladas o rojizas, es un dato más de alarma.

- D de Diámetro: Cuando el lunar mide más de 6 mm y se toma de referencia el tamaño de la goma de un lápiz. 

Recomendaciones

¿Cómo me protejo de la radiación UV?

Los ojos y la piel son los órganos más susceptibles a los efectos nocivos de la radiación UV. La mejor protección contra el sol es la ropa. Las partes de nuestro cuerpo que no quedan cubiertas pueden protegerse con productos que contengan filtros, son recomendables los protectores con SPF (Factor de protección Solar) de 15 y como mínimo de 20 para los niños, los SPF indican el tiempo de exposición al sol y se asocian tiempo normal de exposición. Un tiempo normal de exposición al sol de 30 minutos y un SPF de 8, permiten un tiempo de exposición 8 veces mayor sin sufrir daños. El tiempo de exposición al sol no es infinito, los SPF solo ayudan a permanecer durante cierto tiempo extra expuestos al sol, éste no aumenta si aplicamos una cantidad mayor de bloqueador.

Los ojos pueden protegerse con el uso de sombreros y lentes que filtren el espectro UV. Un error común es creer que todas las gafas oscuras protegen de este tipo de radiación, cuando carecen de sistemas especializados para bloquear este tipo de radiación los daños aumentan, ya que solo filtran la intensidad luminosa de la radiación, provocan una dilatación mayor de la pupila y una mayor entrada de radiación UV al ojo.

Es recomendable planear nuestras actividades y evitar la exposición al aire libre, sobre todo en las horas de mayor radiación solar. El tiempo de exposición saludable al sol depende de nuestro tipo de piel y la intensidad de la radiación UV.

Antes de realizar cualquier actividad física al aire libre, consulta el índice de radiación solar. 

Mitos más comunes

-Que los rayos del sol son más fuertes en la costa que en la sierra, falso, Quito está más cerca al sol 2860 m sobre el nivel del mar.

-Que si se saca un lunar le dará cáncer, falso, no tiene relación.

-Que la piel morena nunca se quema y nunca le dará cáncer, falso, si tiene riesgo, aunque en menor escala que la piel blanca por tener más melanina y melanocito.

-Que cuando se “descama” la piel después de una quemadura, ya no existe radiación en la piel, falso, la radiación solar es acumulativa en la piel, la “piel tiene memoria”

-Que cuando esta nublado no pasa nada con la radiación solar y por tanto no hay riesgo de cáncer de piel, falso, la resolana quema.

-Que es malo usar protector solar en los niños, falso, desde los 6 meses se aconseja usarlo.

-Que el mismo protector solar es bueno para toda la familia, falso, cada uno tiene diferente tipo de piel y actividades distintas.

¿Cómo trata los lunares y el cáncer de Piel Cadermint?

- Tratamiento, evaluación y control por parte del especialista dermatólogo, mediante la historia clínica especia para determinar malignidad de lunares.

- ABCD de la fotoprotección y control de lunares, controlando la simetría, Borde; Color y el diámetro de los lunares o lesiones de la piel.

- Exámenes especiales como la dermatoscopía, que es un equipo por el cual nosotros vemos a profundidad las lesiones que vamos a examinar y biopsia si fuera necesario, es decir tomamos un pedacito de la lesión a través de un punch y lo colocamos en formol y enviamos a un médico patólogo para su examinación y en casos especiales le hace coloraciones.

- Cirugía en el caso que lo amerite, lo hará el dermatólogo en un área de procedimientos preparada para estos casos.

- Tratamiento como la crioterapia a través de congelación, radiofrecuencia, por medio de electricidad, etc., en casos necesarios.

- Fotoeducación y fotoprotección al paciente a través de charlas educativas sobre cómo evitar la RUV y cómo prevenir alguna consecuencia de su exposición.

- Controles frecuentes si fue positivo para cáncer de piel, normalmente si ha tenido un carcinoma basocelular, espinocelular y melanoma maligno, deberá controlarse durante 5 años.

Toma tu cita aquí

Si deseas conocer más, toma tu cita en Quito con nuestros especialistas.

*Fechas sujetas a disponibilidad, previa confirmación teléfonica.